Música Clásica online - Noticias, eventos, bios, musica & videos en la web.

Música Clásica y ópera de Classissima

Lang Lang

viernes 31 de octubre de 2014


Ya nos queda un día menos

29 de octubre

El Prokofiev de Gergiev y el Mariinski, en sonido HD

Ya nos queda un día menosCada vez tengo más claro que la reproducción HD a 24bit/96khz, de la que últimamente he hablado bastante en este blog, beneficia más a las grabaciones muy recientes que a las antiguas. Es el caso de estos registros del Concierto para piano nº 3 y la Sinfonía nº 5 de Prokofiev realizados por Valery Gergiev y la Orquesta del Mariinski, editados por el sello de la propia formación, que se realizaron en 2013, en San Petersburgo la primera de las obras y en Moscú –Festival de Pascua– la segunda. La definición tímbrica es excepcional, y creo que nunca la percusión de estas obras ha sido recogida de manera tan natural. Ahora bien, los ingenieros de sonido no terminan de acertar con el equilibrio de planos, aunque esta impresión puede deberse en parte a la endeble cuerda de la muy sobrevalorada orquesta. ¿Y las interpretaciones? Para abordar el bellísimo concierto (¡qué impresionantes Rattle y Lang Lang en su grabación para Sony!), Gergiev decide contar con el mecanógrafo Denis Matsuev. Una pena: pese a ser dueño de una técnica admirable no solo en lo que a agilidad se refiere, el pianista fracasa a la hora de poner de relieve el contenido expresivo de la obra, limitándose a tocar de manera cuadriculada en busca del exhibicionismo digital y a ofrecer, eso sí, dos o tres frases muy hermosas en el segundo movimiento. Más motivado se muestra el maestro, que dirige con su habitual carácter primario pero evidenciando mucho entusiasmo; lástima que en el tercer movimiento pase por completo de largo ante la emotividad lírica de los pentagramas y se limite a acompañar de manera insulsa. Algo mejor en la Quinta sinfonía. Venturosamente ajeno, en esta ocasión, a efectismos y brutalidades varias, además de todo lo centrado en el estilo que se puede pedir a una batuta que conoce al dedillo este repertorio, el director del Mariinski ofrece aquí una interpretación más depurada que la que Philips le editó con la Sinfónica de Londres, muy bien planteada en lo expresivo y dicha con apreciable comunicatividad; aun así, el edificio se resiente de una clara falta de unidad. Las tensiones no saben conducir a los clímax, que terminan resultando más decibélicos que otra cosa, la atmósfera opresiva de los movimientos impares no está conseguida ni la riqueza de matices es la apropiada. Los movimientos pares son los que mejor funcionan, aunque todavía se le podría sacar más punta al sarcasmo y a la mala leche que anidan en los pentagramas. Total, un disco que no hacía ninguna falta. Como la mayoría de los de Gergiev.

Ya nos queda un día menos

23 de octubre

Abduraimov, otro mecanógrafo

Andan las casas discográficas a la desesperada buscando su Lang Lang particular: que si Yundi Li, que si Yuja Wang… Podemos sumar a la lista al joven Behzod Abdumariov (Uzbekistan, 1990), de quien me ha llegado una grabación, segunda realizada para Decca, con el Concierto nº 3 de Prokofiev y el Concierto nº 1 de Tchaikovsky. La Orquesta es la Sinfónica Nacional de la RAI, que suena francamente bien bajo la batuta de su titular, el maestro eslovaco Juraj Valcuha. Todos ellos se encuentran admirablemente respaldados por los ingenieros de sonido del sello británico: la toma sonora –julio de 2013– es espléndida, sobre todo escuchada en en 24bit/96khz. Los resultados interpretativos, por desgracia, son bastante desiguales. En el Tercero de Prokofiev lo mejor es la batuta, vitalista pero también cuidadosa, además de centrada en el estilo, obteniendo muy buen partido de la orquesta y haciéndola sonar con la adecuada incisividad. En el piano hay que admirar la agilidad y la claridad en la digitación, así como la amplia gama dinámica y la adecuada fortaleza –aun sin ser un sonido particularmente carnoso– para el compositor, pero expresivamente resulta irregular, con momentos muy logrados –pasajes líricos del segundo movimiento–, otros de ironía solo conseguida a medias y otros donde sencillamente pasa de lado ante los matices y se dedica a la mecanografía. Menos convincente aun Abdumariov en el Primero de Tchaikovsky, servido con un sonido poderosísimo y una digitación de pasmosa claridad, pero ignorando todos los pliegues expresivos que nos hablan de sensualidad, ternura, desgarro, hondura trágica… Para el jovencito, como para tantísimos otros pianistas, esta partitura es ante todo un derroche de virtuosismo al servicio de una idea épica, sin más. Valcuha dirige en la misma línea, aunque con mucha garra, alta intensidad emocional (¡lleno de grandeza el celebérrimo arranque!) y no desdeñable inspiración; lástima que en el segundo movimiento la poesía se le escape de las manos y en el tercero, dirigido con gran vistosidad, deje que el solista se limite a ofrecer cascas de notas sin el menor sentido. Entre una obra y la otra, Behzod Abdumariov nos ofrece la Danza de los cuatro cisnes de Tchaikovsky en arreglo de otro mecanógrafo famoso, Earl Wild, lo que no deja de ser significativo.




Ópera Perú

9 de octubre

Maxim Vengerov llega a Lima este 14 de octubre

Ganador del Grammy y del Premio Gramophone, Vengerov ofrecerá un único concierto en nuestro país dentro de la Temporada 2014 de la Sociedad Filarmónica de Lima. Ofrecerá además una clase maestra a estudiantes.(Difusión SFL) Este martes 14 de octubre a las 7:45 p.m. en el Auditorio Santa Úrsula se presenta el famoso violinista ruso Maxim Vengerov, como parte de la Temporada 2014 de la centenaria Sociedad Filarmónica de Lima. Este es uno de los recitales mas esperados del año.En su primer concierto en Lima y mostrando su versatilidad única como artista, Vengerov interpretará un programa diverso, con obras de Franck, Prokofiev, Dvorak, Wieniawski, Kreisler, Paganini, Saint-Saëns e Ysaÿe. Lo acompañará el pianista armenio Vag Papian. Asimismo, aprovechando su visita, Vengerov ofrecerá una clase maestra exclusiva para estudiantes del Conservatorio Nacional de Música, Orquesta Juvenil Sinfonía por el Perú y Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil. Mundialmente aclamado como uno de los más grandes violinistas de la actualidad, Maxim Vengerov es reconocido como un músico de primer orden y uno de los solistas más solicitados en todo el universo de la música clásica. Ha ofrecido recitales como solista y conciertos junto a las orquestas y directores más destacados del mundo.  Nacido en 1974, Vengerov comenzó su carrera como violinista a los cinco años, ganando las concursos Wieniawski y Carl Flesch a los diez y quince años de edad, respectivamente. Estudió con Galina Tourchaninova y, posteriormente, con Zakhar Bron. Su primera grabación la hizo a la edad de diez años y ha grabado para importantes sellos discográficos, haciéndose merecedor de los premios Grammy (2004) y Gramophone como Artista del Año (2002). En el 2007, siguiendo los pasos de sus mentores Mstislav Rostropovich y Daniel Barenboim, se interesó en la dirección e inició estudios con Yuri Simonov, graduándose finalmente como director de orquesta y con un diploma de excelencia del Instituto de Moscú de Ippolitov-Ivanov (junio, 2014). En las últimas temporadas Vengerov se ha presentado como solista  y/o director, junto a orquestas como la Filarmónica de Berlín, London Symphony Orchestra, BBC Symphony Orchestra, Chicago Symphony Orchestra, entre otras. Otros puntos destacados incluyen una gran gira de 21 conciertos por Europa y Oriente como solista y director de la Orquesta de Cámara de Polonia y numerosos recitales en todo el mundo. En la temporada 2014/15 se presentará en el nuevo Symphony Hall de Shanghai junto al maestro Long Yu y Lang Lang, y será el encargado de abrir la temporada de conciertos de la Orquesta Sinfónica de Shanghai y la Orquesta de París. Una de las grandes pasiones de Vengerov es la enseñanza y la promoción de jóvenes talentos. Actualmente es Embajador y profesor visitante del Menuhin Music Academy en Suiza, así como profesor en la Royal Academy of Music de Londres. Ha sido jurado de prestigiosos concursos como el Donatella Flick, Menuhin Violin Competition, Montreal International Violin Competition y Wieniawski Violin Competition, del cual presidió el jurado en el 2011 y ha sido reelegido para asumir nuevamente esta función en el año 2016.En 1997 se convirtió en el primer músico de género clásico en ser nombrado Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, lo que le ha permitido seguir inspirando a niños de todo el mundo a través de la música. Es también mecenas del proyecto MIAGI en Sudáfrica, que conecta a niños de diferentes orígenes étnicos a través de la música.Vengerov ha sido motivo de una serie de documentales, como Playing by heart, el cual fue proyectado en Cannes Television Festival (1999), y Living the dream, que obtuvo el Premio Gramophone al Mejor Documental (2008). Próximamente, Vengerov está planeando lanzar su propio sello discográfico denominado VMV (Vengerov Music Vision). Venta de entradas en Teleticket de Wong y Metro.

Ópera Perú

12 de junio

Plácido Domingo cantará en el Mundial Brasil 2014

EuropapressSAO PAULO (AP) — Plácido Domingo regresa por sexta vez a realizar un concierto antes de la final de una Copa del Mundo. El tenor de 73 años actuará en la Arena HSBC de Río de Janeiro el 11 de julio, dos días antes de la final.El concierto incluirá al pianista Lang Lang, la soprano puertorriqueña Ana María Martínez y el director Eugene Kohn al frente de la Orquestra Sinfonica Brasileira.Domingo ha asistido a todos los Mundiales desde 1974 en Alemania, y en el de 1982 en España cantó el himno del certamen, "El Mundial". Junto con Luciano Pavarotti y José Carreras conformó los Tres Tenores, que actuaron por primera vez en los Baños de Caracalla en las afueras de Roma durante el mundial Italia 90. Regresaron en 1994 en el Dodger Stadium de Los Angeles, en 1998 en el Campo de Marte y la Torre Eiffel de París y en 2002 en la Arena Yokohama de Japón.Pavarotti se retiró de la ópera escenificada en 2004 y dos años después cantó por última vez en público en las Olimpíadas de Invierno de Turín, Italia. Para la final del Mundial 2006, Domingo, la soprano Anna Netrebko y el tenor Rolando Villazón cantaron en la Waldbuehne de Berlín.Domingo no actuó antes de la final de Sudáfrica 2010 en Johannesburgo, ya que estaba actuando en "Simon Boccanegra" de Verdi en la Opera Real de Londres. Pero entre funciones viajó a Sudáfrica para asistir a la final y festejó con los jugadores de su España natal el triunfo por 1-0 sobre Holanda.Sigue activo en el escenario de la ópera, principalmente en papeles de barítono más que de tenor, y es director general de la Opera de Los Angeles desde 2003. Te dejamos con el tema oficial del Mundial España 1982, en que Domingo cantó la canción oficial "El Mundial" 



Ya nos queda un día menos

28 de mayo

Sonata para piano nº 23, “Appassionata”, de Beethoven: discografía comparada

Motivado por la presencia en España de Ivo Pogorelich interpretando esta obra –espero escucharle el próximo domingo en Úbeda–, he querido realizar un repaso de las grabaciones de la Sonata para piano nº 23 de Beethoven, la “Appassionata”, que he tenido más a mano y para las que he encontrado un poco de tiempo. Perdonará por ello el lector que no aparezcan en estos apuntes nombres tan importantes como los de Edwin Fischer, Sviatoslav Richter, Alfred Brendel o Vladimir Ashkenazy, a los que esperamos dar paso en el futuro en el estudio de alguna otra sonata beethoveniana. En cualquier caso, creemos que los nombres escogidos son lo suficientemente representativos como para dar una idea de las terribles dificultades que entraña esta página. Supongo que habrá quienes se enojen por el hecho de que Barenboim aparezca en cuatro ocasiones y sea el único artista que alcance las máximas calificaciones. Obviamente no voy a renunciar a mis gustos: soy de la creencia de que el de Buenos Aires es el mayor intérprete beethoveniano conocido al piano, y uno de los más grandes sobre el po. Como sobre ello ya he escrito en numerosas ocasiones (por ejemplo, en este enlace), no es necesario que me repita. La Appassionata fue compuesta en 1804, y por ende resulta inmediatamente posterior a la Heroica, más o menos contemporáneo del Triple concierto y un poco anterior al Concierto para piano nº 4, a los Cuartetos Razumovsky y a la Cuarta Sinfonía: Beethoven de primera madurez, pues, aunque conviene recordar que frente al teclado nuestro autor había indagado en la senda del pathos romántico mucho antes que en la escritura orquestal, y que por ende ya a estas altura había escrito un buen número de sonatas que pueden considerarse insertas en el nuevo estilo. La que nos ocupa es, en cualquier caso, una de las más queridas por el público. La obras conste de tres movimientos, de los cuales el segundo consiste en un tema con cuatro variaciones. El tercero, al que se pasa sin solución de continuidad, sigue una estructura sonata que ofrece la posibilidad de incluir una repetición que lo termina haciendo un poco más largo, rondando así en torno a los veinticinco minutos. Estos movimientos son los siguientes: Allegro Assai. Andante con moto-attacca. Allegro, ma non troppo-presto. 1. Backhaus (Decca, 1959). Aunque una introducción más bien pimpante nos hace temer lo peor, lo cierto es que esta interpretación de un Backhaus de cincuenta y dos años, además de estar bastante bien tocada, no solo no cae en desmanes sino que resulta globalmente sensata y musical. Ahora bien, al Allegro Assai, que en sus manos resulta anguloso, incisivo y quizá algo más nervioso de la cuenta, le faltan sensualidad, poesía y sentido humanista que contrasten con los arrebatos pasionales, insuficiencia que se hace aún más evidente en un Andante con moto más bien aséptico. El tercer movimiento, a diferencia del primero, está dicho sin prisas y fraseando con holgura, aunque precisamente por eso aquí se echan en falta electricidad y carácter visionario. Espléndido sonido estereofónico. (7) 2. Rubinstein (RCA, 1963). Por descontado que el mítico maestro polaco hace gala en esta interpretación del pianismo señorial, elegante, lleno de refinamiento viril, siempre natural, en todo momento sensible y jamás afectado que le caracterizan, pero lo cierto es que algo no termina aquí de funcionar. Los movimientos extremos tardan un poco en arrancar hasta conseguir el calor y la fuerza expresiva que demandan, y el segundo, siendo muy bello, ni siquiera llega a levantar realmente el vuelo poético. Hay no solo una relativa –solo eso, relativa– desconexión entre el intérprete y la partitura, e incluso con el universo sonoro beethoveniano, como si Rubinstein estuviera pensando en su querido Chopin antes que en el genio de Bonn. A generar esta impresión puede contribuir, ciertamente, una toma sonora más bien plana y pobre de armónicos, que ni siquiera resulta muy apreciable en SACD. (8) 3. Kempff (DG, 1964). El otras veces –en este repertorio– poco brioso maestro alemán se toma en serio el título de la sonata y ofrece un muy interesante primer movimiento, agitado y apasionado como debe ser, aunque un tanto teatral y de cara a la galería, más ruidoso que sincero. Por desgracia, Kempff vuelve a su línea habitual en el resto de la partitura, lo que no estaría mal en el segundo movimiento si no fuera por la escasez de matices, y desde luego es un disparate en el tercero, que en sus manos suena flácido, indiferente y aburrido hasta decir basta. (6)    4. Barenboim (EMI, 1966). Con respecto a Backhaus y Kempff –incluso a Rubinstein. quién lo diría–, el de Buenos Aires es otro mundo tanto sonoro como expresivo. El sonido ahora es mucho más denso, robusto y oscuro, más claramente beethoveniano, y por fin los acordes ominosos de la mano izquierda adquieren el peso adecuado. El fraseo es más natural, también más rico en matices, alcanzándose los picos de tensión gracias no a la mera acumulación de decibelios sino a una planificación minuciosamente calculada, y remansándose estos en pasajes de gran hondura lírica. Esta última, precisamente, singulariza a un Andante con moto que sabe ser extraordinariamente bello, clásico en el mejor de los sentidos, pero también plagado de claroscuros e impregnado de significaciones. El mismo equilibrio de corte apolíneo preside, sorprendentemente, el Allegro ma non troppo final, pero gracias a la plasticidad con que se moldean tensiones y distensiones Barenboim sí consigue, al contrario que Kempff, trasmitir el carácter vehemente, lleno de desasosiego y no poco dramático de la página. En cualquier caso, el maestro profundizará aún más en lo expresivo en sus siguientes grabaciones. (9)    5. Arrau (Philips, 1967). Conociendo las maneras de hacer del inmenso pianista chileno, siempre cálido, humanista y profundamente cantable, podría pensarse que lo mejor su recreación iba a ser el Andante con moto. No es así: aun siendo muy bello, la poesía no termina de aflorar en él como lo hace con Barenboim. Donde Arrau sí da la campanada es, quién lo diría, en un primer movimiento sensacional, inquietante a más no poder, muy gótico, atentísimo al registro más grave del piano, fraseado con enorme concentración y dicho con verdaderos detalles magistrales en lo que a fraseo se refiere, sobre todo en el tratamiento de las transiciones, abordadas por el maestro con una imaginación, una técnica y una intuición musical asombrosas. Irreprochable el tercero, en el punto justo de equilibrio entre el desasosiego y el vuelo lírico. (9) 6. Gulda (Philips-Brilliant, 1967). Bochornosamente, al pianista austríaco lo que le interesa es dejar bien claro que en agilidad digital y gama dinámica no conoce –o en ese momento no conocía– rival alguno, al tiempo que distinguirse de los demás adoptando una postura de presunta objetividad que se aparta conscientemente de todo lo que sea creación de atmósferas, cantabilidad en el fraseo y flexibilidad en la arquitectura. En consecuencia, nos encontramos ante una interpretación dicha con la mayor rapidez que le permiten los dedos y fraseada de manera absolutamente mecánica aunque, eso sí, adornada de ataques de brutalidad en el primer movimiento para simular arrebatos pasionales. No le sirve de nada: todo suena precipitado, insincero, cuadriculado y hasta vulgar, además de pedante. Un horror. (4) 7. Gilels (DG, 1973). Armado de un sonido denso y poderosísimo, de un pulso muy firme en el discurso horizontal, de un autocontrol extraordinario y de un rechazo visceral a cualquier tipo de devaneo sonoro, el pianista de Odessa construye una versión sobria, dramática y rebelde a más no poder, incluso áspera en lo sonoro, en la que no hay lugar para el vuelo lírico y los acordes más fuertes suenan como verdaderos mazazos. Puede que no sea el mejor Beethoven posible, pero resulta acongojante. ¡Qué lástima que nunca completara su integral para Deutsche Grammophon! (9)   8. Barenboim (DG, 1981). Aunque obviamente el concepto interpretativo es muy parecido, el de Buenos Aires no se limita a seguir los pasos de su anterior grabación, sino que se aparta un tanto del relativo clasicismo de entonces para indagar en los aspectos más sombríos y visionarios de la partitura. De esta manera, el primer movimiento ha ganado un tanto en intensidad en sus clímax, que suenan ahora más apremiantes y rebeldes. El Andante con moto ha perdido en lirismo; suena ahora más severo, quizá más misterioso, y desde luego más filosófico, culminando con asombrosa electricidad en el acorde desplegado, de carácter interrogativo, que da paso al tercer movimiento. Este suena ahora más arrebatado sin que se pierda, antes al contrario, la riquísima gama de matices –timbres, dinámicas, acentos– que lo alejan de lo puramente virtuosístico; Gilels conseguía mayores dosis de rebeldía e impacto expresivo, pero con Barenboim en enfoque es más plural y los acentos son más ricos.Las tensiones acumuladas terminan concluyendo en un clímax final poderosísimo.  (10) 9. Barenboim (Blu-ray Euroarts, 1983-84). Esta realización densa, oscura, sobria y muy concentrada –mas no ajena al arrebato apasionado que le da título a la sonata– no es sino el trasunto fílmico realizado en Viena de la registrada en París pocos años antes, solo en audio, para DG. Las imágenes, muy hermosas, permiten apreciar mejor la “lucha” entre el pianista y el instrumento a la que se refiere el propio Barenboim en sus escritos en referencia a la interpretación beethoveniana, pero por desgracia la edición en Bly-ray mutila salvajemente por arriba y por abajo los encuadres originales diseñados por el inolvidable Jean-Pierre Ponnelle. Lástima. (10)     10. Nikolayeva (Melodiya, 1984). La interpretación en vivo –se escuchan numerosas toses– que ofrece la gran pianista rusa en la Gran sala del Conservatorio de Moscú recuerda no poco a la de su compatriota Gilels, tanto por su sonido poderosísimo y acerado como por su enfoque altamente combativo pero al mismo tiempo sobrio, férreamente controlado, sin apenas espacio para la belleza sonora ni la ensoñación lírica. Pero a Nikolayeva las cosas no le salen tan bien: el primer movimiento resulta algo cuadriculado y más seco de la cuenta, mientras que el segundo, dicho con algo más de rapidez de lo que parecen pedir las notas, le falta poesía humanista. El tercero, por el contrario, es sensacional. (8) 11. Pollini (DG, 2002). A sus sesenta años de edad, el pianista milanés ofrecía una lección de virtuosismo difícilmente superable: probablemente hasta entonces nunca se había escuchado –más tarde sí, con Lang Lang– una ejecución tan increíblemente nítida como esta, tan milimétricamente planificada y con un sonido que oscila con tanta facilidad de un extremo a otro de la gama dinámica. Todo ello, además, haciendo gala de un fraseo amplio, nada rígido, que alcanza picos de increíble tensión en los clímax y que tampoco conoce precipitaciones ni puntos muertos. Sin embargo, la mente analítica, objetiva y distanciada del maestro no le facilita conectar con el subtexto de la obra, escapándosele entre los dedos el sentido trágico, la sensualidad lírica, el humanismo y la espontaneidad bien entendida que demandan los pentagramas. Ni siquiera su sonido, impresionante, termina de ser beethoveniano. (8)   12. Barenboim (DVD EMI y CD Decca, 2005). El de Buenos Aires le da todavía una vuelta de tuerca más a su visión de la obra y, de nuevo con un sonido tan poderoso como flexible, siempre de enorme belleza, consigue una dosis aún mayor (¡todavía!) de arrebato y carácter visionario en el primer movimiento, que suena ahora más apasionado que nunca, mientras que en el segundo parece llegar a una fusión entre los planteamientos de sus anteriores grabaciones, conjugando la cantabilidad de la de los sesenta con la severidad filosófica de los ochenta, y añadiendo un toque de ese sentido de lo amoroso y de lo galante que el maestro parece desarrollar en los últimos años. El tercero, finalmente, acumula las tensiones sin prisas, tomándose su tiempo para paladear las melodías, pero de manera implacable hasta llegar a una coda arrebatadora en la que los dedos apenas pueden materializar la idea verdaderamente “loca” que el artista tiene de este final. Todo ello, y esta es la característica definitoria de esta nueva recreación, haciendo gala de una espontaneidad, una frescura y una inmediatez superiores a la de sus grabaciones anteriores, que parecían más “calculadas”, menos “arrebatadas”, dando la impresión –lógicamente falsa– de que la música fluye en un torbellino de pasiones sin que el artista haya planificado su desarrollo. El abundante ruido del público indica que la toma sonora del CD editado por Decca es exactamente la misma que la del DVD lanzado por EMI, sin arreglos posteriores “de estudio". (10) 13. Brautigam (BIS, 2007). A pesar de todas sus limitaciones, contra las cuales el propio Beethoven fue luchando a lo largo de su vida, el fortepiano ofrece una sonoridad atractiva y reveladora de nuevas posibilidades de la partitura. El problema de esta interpretación no está en el instrumento, sino en el ejecutante, que cae en las mismas trampas que otros artistas de la más consagrada tradición: en el primer movimiento intenta resultar tempestuoso pero lo que termina es siendo histérico, además de cuadriculado. El segundo no le queda del todo mal, pero la poesía se le escapa por completo. Lo que le sale mejor a Brautigam es el tercero, a pesar de estar desgranado con más apresuramiento de la cuenta; eso sí, la cosa se echa a perder en la coda final, rapidísima y meramente virtuosística. Gulda no queda muy lejos, no. (6) 14. Lang Lang (Blu-ray Sony, 2010). Armado de una técnica colosal que incluye un sonido riquísimo y una agilidad fuera de serie, hasta el punto de superar en lo que a ejecución de la partitura se refiere a todos sus colegas, el pianista chino ofrece una versión que se aleja de la atmósfera gótica para ofrecer una visión más fresca y juvenil, de una tensión extrovertida, más que filosófica, y una cantabilidad –el fraseo es siempre flexible, natural– que no resulta agónica sino más bien lírica y contemplativa, aunque no por ello caiga en lo ensoñado ni en lo superficial. Gran recreación, pues, que abre nuevas vías interpretativas. (9)

Ópera Perú

12 de febrero

Opera Awards presenta a los nominados del 2014

The Opera Awards Foundation presenta a los nominados en diversas categorías, que serán premiados en Londres el próximo 7 de abril. JURADO  John Allison  Editor of Opera magazine, and classical music critic of The Sunday Telegraph.  Hugh Canning  Chief Music critic of The Sunday Times and regular Opera contributor.  George Loomis  George covers opera and classical music for the International Herald Tribune, The Financial Times and Opera magazine.  Fiona Maddocks  Classical music critic for The Observer.  Sir Peter Jonas  Former Artistic Director of Bavarian State Opera.  Elaine Padmore  Director of Opera at Covent Garden until 2011.  Nicholas Payne  Director of Opera Europa.  NOMINADOS OPERA AWARDS 2014 Mayor accesibilidad Badisches Staatstheater Karlsruhe  Opera Australia - Handa Opera on Sydney Harbour  Ruhr Triennale  Scottish Opera  Teatro Sociale di Como  Mejor producción aniversario Britten: Peter Grimes on the beach (Aldeburgh Festival)  A Midsummer Night’s Dream (Parque Lage, Rio de Janeiro)  Gloriana (Hamburg Staatsoper/Royal Opera)  Verdi: La forza del destino (Bayerische Staatsoper)  La traviata (La Scala)  Les Vêpres siciliennes (Royal Opera)  Verdi trilogy (Hamburg Staatsoper)  Wagner: The Melbourne Ring (Opera Australia)  Parsifal (Metropolitan Opera)  Parsifal (Vlaamse Opera)  Das Rheingold (Grand Théâtre de Genève)  Mejor CD (Opera completa)  Belisario (Donizetti), c. Mark Elder (Opera Rara)  Der fliegende Holländer/Le Vaisseau fantôme (Wagner/Dietsch), c. Marc Minkowski (Naïve)  Königskinder (Humperdinck), c. Sebastian Weigle (Oehms Classics)  Otello (Verdi), c. Riccardo Muti (CSO Resound)  The Rape of Lucretia (Britten), c. Oliver Knussen (Erato/Warner Classics)  Serse (Handel), c. Christian Curnyn (Chandos)  Written on Skin (Benjamin), c. George Benjamin (Nimbus)  Mejor CD (Recital)  Andrzej Dobber: Arias (DUX)  Ann Hallenberg: Hidden Handel (Naïve)  Bejun Mehta: Che puro ciel (Harmonia Mundi)  Xavier Sabata: Bad Guys (Aparte)  Mejor Coro Bayreuth Festival  Deutsche Oper Berlin  Metropolitan Opera  MusicAeterna—Perm State Opera  Welsh National Opera  Wexford Festival  Mejor director de orquesta  Teodor Currentzis  Mark Elder  Andris Nelsons  Gianandrea Noseda  Kirill Petrenko  Simone Young  Mejor diseñador de escena Paul Brown  Aleksandar Denić  Robert Jones  Brigitte Reiffenstuel  Leslie Travers  Mejor director de escena Calixto Bieito  Tatjana Gürbaca  Barrie Kosky  Martin Kušej  Dmitri Tcherniakov  Mejor DVD  David et Jonathas (Charpentier), c. William Christie, p. Andreas Homoki (Bel Air Classiques)  The Gambler (Prokofiev), c. Valery Gergiev, p. Temur Chkheidze (Mariinsky)  Médée (Cherubini), c. Christophe Rousset, p. Krzysztof Warlikowski (Bel Air Classiques)  Moby-Dick (Heggie), c. Patrick Summers, p. Leonard Foglia (Euroarts)  Pelléas et Mélisande (Debussy), c. Stefan Soltesz, p. Nikolaus Lehnhoff (Arthaus)  The Rape of Lucretia (Britten), c. Paul Daniel, p. David McVicar (Opus Arte)  The Tempest (Adès), c. Thomas Adès, p. Robert Lepage (DG)  Mejor cantante femenina Diana Damrau  Christine Goerke  Anja Harteros  Christiane Karg  Petra Lang  Adrienne Pieczonka  Krassimira Stoyanova  Mejor festival de ópera Aix-en-Provence  Bregenz  Glyndebourne  Longborough  Pesaro  Wexford  Mejor cantante masculino Stéphane Degout  Bryan Hymel  Peter Mattei  Luca Pisaroni  Stuart Skelton  Michael Volle  Ludovic Tézier  Mejor nueva producción Die Frau ohne Schatten, Bayerische Staatsoper  Guillaume Tell, Rossini Opera Festival, Pesaro  Lulu, Welsh National Opera  Norma, Salzburg Festival  Die Soldaten, Oper Zurich  Les Vêpres siciliennes, Royal Opera  Wozzeck, ENO  Mejor compañía de ópera  Bayerische Staatsoper  Komische Oper, Berlin  Metropolitan Opera  Royal Opera, Covent Garden  Vlaamse Opera  Oper Zurich  Mejor patrocinador / filántropo Edgar Foster  Daniels Alan and Jette Parker  Club des Mécènes  The Neubauer Family Foundation  Premio del público (puede votar el público en este enlace)  Piotr Beczała  Joseph Calleja Joyce DiDonato  Renée Fleming  Juan Diego Flórez  Anna Netrebko  Bryn Terfel  Mejor obra redescubierta Cristina, regina di Svezia (Foroni), Wexford  Elena (Cavalli), Aix-en-Provence  L’Olympiade (Myslivešek), Dijon-Caen-Luxembourg-Prague  Oresteia (Taneyev), Bard SummerScape  Mejor estreno mundial Champion (Terence Blanchard), Opera Theatre of Saint Louis  The Merchant of Venice (André Tchaikowsky), Bregenz Festival  Oscar (Theodore Morrison), Santa Fe Opera  Qudsja Zaher (Paweł Szymański), Polish National Opera  Spuren der Verirrten (Philip Glass), Landestheater Linz  Mejor cantante joven Emöke Baráth  Jamie Barton  Helena Dix  Joyce El-Khoury  Joélle Harvey  Duncan Rock  Corinne Winters  Pretty Yende

Música Clásica y ópera de Classissima



[+] Mas noticias (Lang Lang)
29 oct
Ya nos queda un d...
23 oct
Ya nos queda un d...
9 oct
Ópera Perú
24 jun
Yahoo! Noticias E...
24 jun
Yahoo! Noticias M...
23 jun
Música Clásica - ...
23 jun
Yahoo! Noticias M...
23 jun
Yahoo! Noticias A...
23 jun
Yahoo! Noticias C...
23 jun
Yahoo! Noticias E...
22 jun
Yahoo! Noticias E...
22 jun
Yahoo! Noticias A...
22 jun
Yahoo! Noticias C...
22 jun
Yahoo! Noticias M...
21 jun
Yahoo! Noticias M...
19 jun
Yahoo! Noticias A...
19 jun
Yahoo! Noticias M...
14 jun
Yahoo! Noticias E...
12 jun
Ópera Perú
28 may
Ya nos queda un d...

Lang Lang




Lang en la web...



Lang Lang »

Grandes intérpretes

Piano Beethoven Chopin Conciertos Para Piano Rachmaninov

Desde enero del 2009 Classissima ha facilitado el acceso a la música clásica y ha expandido su público.
Classissima ayuda tanto a aficionados como a expertos de la música clásica en su experiencia con la internet.


Grandes directores de orquesta, Grandes intérpretes, Grandes cantantes de ópera
 
Grandes compositores de música clásica
Bach
Beethoven
Brahms
Chaikovski
Debussy
Dvorak
Handel
Mendelsohn
Mozart
Ravel
Schubert
Verdi
Vivaldi
Wagner
[...]


Explorar 10 siglos de la música clásica...